Odontología U. Valparaíso presentó opciones tecnológicas podrían ser de gran utilidad para retomar la atención segura

29 de septiembre de 2020

El Director de la Escuela de Graduados de la Facultad de Odontología de la UV, Máximo Hernández, da cuenta de ciertos equipos que ya están siendo testeados.

Mantener las condiciones de bioseguridad en la atención de pacientes ha sido uno de los grandes desafíos de la odontólogos durante la pandemia de Covid-19, ya que por las características de una consulta dental presencial unos y otros están particularmente expuestos a la eventual emisión de gotículas y circulación de aerosoles.

Precisamente por esto, los dentistas se encuentran entre los profesionales que más innovaciones han desarrollado para disminuir al máximo el riesgo de contagio del coronavirus que causa esta enfermedad, con miras a seguir brindando las necesarias prestaciones en materia de salud bucal que requiere la población.

En efecto, iniciada la emergencia sanitaria el Colegio de Dentistas de Chile recomendó que solo se realizaran las consultas odontológicas presenciales impostergables y de urgencia. Y en esos caso de atención directa a pacientes, el organismo gremial planteó la necesidad de que  estos últimos se les entregara elementos de protección ocular y barreras físicas como pecheras plásticas lavables o descartables. También instruyó a los profesionales de la disciplina cubrir con una barrera física el aspirador y eyector, y cambiarlo o desinfectarlo entre cada atención,  junto con preferir tratamientos lo menos invasivos posibles, entre otras cosas.

De esta forma, mientras buena parte del país transita hacia las fase de la estrategia Paso a Paso que elaboró el Ministerio de Salud para que en el país se vayan retomando las actividades, la odontología también se prepara para retomar las consultas.

Algunas alternativas

En efecto, tras casi seis meses, muchos tratamientos han debido ser postergados o detenidos, lo que en algunos casos ha implicado un agravamiento del cuadro clínico que deben ser resuelto a la brevedad posible.

“Es por ello que  es fundamental reiniciar ciertas prestaciones, resguardando las máximas condiciones de bioseguridad. Para eso hay algunas tecnologías ya disponibles que podría ser de gran utilidad», afirma el director de la Escuela de Graduados de la Facultad de Odontología de la Universidad de Valparaíso, Máximo Hernández.

Entre estas opciones destacan las aspiradoras y separadores labiales, precisa el académico e investigador de la UV, quien asegura que otras opciones que se manejan son tubos capaces de aspirar los aerosoles que se producen en las intervenciones, que son máquinas que ya es posible encontrar y adquirir, incluso, por Aliexpress o tiendas online similares.

«Hay una aspiradora que tiene un brazo articulado cuya parte más ancha va hacia la boca y la parte final termina como un embudo. Posee una succión potente que captura todo lo que sale de la boca del paciente. No he visto pruebas científicas que verifiquen que no se escapen alguna de las gotas, pero yo creo que deben haberlos testeado», explica el doctor Hernández.

También existe un capturador de aerosol desechable. Se trata de un separador labial con sistema de aspiración, evita la contaminación cruzada, se puede leer en el sitio de OralBiofilter, una de las empresas que lo comercializa.

El director del área de Postgrado de la Facultad de Odontología de la UV destaca que en este ámbito se ha ido avanzando bastante. “Incluso ya existen modelos de estos equipos en 3D, que hace esta misma función”, acota el director de la Escuela de Graduados de la Facultad de Odontología de la UV.